Rebelión en la granja


Cuando en 1943 el genio de las distopías acabó de escribir su fabula, no esperaba que le costase tanto publicarla. Para ubicarnos un poco, ¿cuál fue la razón de que Rebelión en la Granja tuviese tanta polémica? Muy sencillo, el libro es una dura sátira al comunismo ruso impuesto por Stalin, y en aquella época no interesaba que se publicara un libro así en Inglaterra ya que Rusia era aliada y evidentemente la crítica resulto ser una hostia bien dada a todas las editoriales en las que Orwell probó suerte.

Dejando de lado el trasfondo histórico, me gustaría centrarme en el simbolismo del libro y lo que más valoro de él. En esta cruda fabula se nos cuenta la historia de unos animales que viven constantemente oprimidos bajo las ordenes de sus amos humanos, todo cambia cuando una noche Comandante, el cerdo más viejo de la granja, da un discurso de rebelión y libertad, esto inspira a los dos cerdos más jóvenes, Napoleón y Bola de Nieve a llevar a cabo una revolución que resultará exitosa. Pero lo que en un inicio empieza siendo una sociedad libre y pacifica se acaba convirtiendo en una dictadura nefasta.

Para hacer un análisis de los personajes y lo que simbolizan, nos tenemos que remontar a personajes históricos. Tenemos al primer cerdo, Comandante, que representa al mismísimo Karl Marx, un animal viejo, con sueños de vivir en un mundo mejor y libre de esclavitud. Napoleón, que por decirlo de algún modo es el cerdo más cruel, representa a Stalin, empieza siendo justo pero acaba convirtiéndose en un tirano ambicioso de poder. Por último tenemos a Bola de Nieve, simbolizando a Troski, un ser justo y bondadoso, que acaba siendo desterrado por Napoleón, al igual que Stalin ordenó matar a Troski. En cuanto a otros animales que considero importantes están, Benjamin (con el que me siento identificado), el asno, quizá el personaje más inteligente del libro, quien se mantiene al margen de habladurías, ideologías y discursos con el único objetivo de vivir tranquilo y Boxeador, el caballo, que viene a ser al típico fiel seguidor del partido que se cree al pie de la letra todo lo que dicen.

Para finalizar (como ya he mencionado) hablaré de lo que más he valorado. El primer punto es que al tratarse de una fábula, el libro no se hace pesado y es rápido y fácil de leer (contando su corto grosor). Luego tenemos uno de los elementos más geniales de Rebelión en la Granja, puede ir destinado tanto a un niño, como a un adulto. Un niño disfrutará de la historia que se narra, pero un adulto, aparte de captar las sátiras y la fuerte crítica, entenderá el trasfondo. El último detalle es muy sencillo, se trata de la frase que pone fin al libro, la cual no voy a decir ya que no pretendo hacer spoiler y es preferible que uno lo lea por su cuenta.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>